Entrada etiquetada ‘Peppa Pig’

Peppa y Doraemon

Neus Aguiló. Tras visionar todo tipo de dibujos animados (algo inevitable en vacaciones y con niños en casa) me pregunto qué tienen los de Peppa Pig que enganchan a los más pequeños. Seguro que detrás hay todo un estudio de mercado para que desde muy corta edad niños y niñas sigan a la célebre cerdita. Hay que reconocerle un mérito muy grande: no son dibujos sexistas, se puede ver a Papá Pig haciendo las tareas del hogar, a Mamá Pig conduciendo un coche con su marido en el asiento de copiloto, a la señora Rabbit pilotando un avión o a Pedro Pony, Danny Dog y Rebecca Rabbit asistiendo a clases de ballet. A simple vista, parecen detalles sin importancia pero no lo son: los niños y niñas que ven dibujos no sexistas aprenden valores y conductas que reproducirán en un futuro. Piensen en el entrañable pero algo rancio Doraemon: es cierto que son dibujos de los años ochenta pero la madre de Novita se pasa el día encerrada en casa amargada y ejerciendo de maruja y casi todos los personajes son masculinos. Ya es hora de evolucionar. Se incide en la imprtancia de educar en la igualdad y Peppa Pig aporta su grano de arena. Cambio al gato cósmico por Peppa.

Etiquetas: , ,

26

07 2016

Dibujos animados

Neus Aguiló. Mi empacho de estas Navidades no ha sido de turrón ni de comidas copiosas. Como tengo niños en casa, el empacho ha sido de dibujos animados, especialmente los de  ‘Peppa Pig’. Cada año sucede lo mismo: por más que lo intento, no puedo escapar a la serie creada por Neville Astley y Mark Baker. Antes de todo, hay que reconocer que son dibujos bien hechos y que inculcan valores a los más pequeños. Pero es que el perro Dani, la liebre Rebecca, la oveja Susi, la zebra Zoe, madamme Gazelle y la propia Peppa no me han perdonado ni un solo día: los incansables amigos de la cerdita más querida por los niños no han parado de subir y bajar colinas, de hacer competiciones de triciclos, de montar en tren o de deslizarse por los toboganes de los parques. Y claro, cuando a Clan se le acaban los episodios, emite reposiciones. Prácticamente me los sé de memoria en castellano, por lo que he optado por verlos en versión original (así pongo al día mi inglés, aunque sea en su versión más elemental). No es que esté deseando volver al trabajo, pero lo vislumbro como la única opción que me permitirá librarme de la familia Pig.

Etiquetas: ,

06

01 2015

Peppa Pig

Neus Aguiló. Las fiestas navideñas suelen traer excesos de comida o bebida. Pero en mi caso, este año el atracón no ha sido de mazapanes y turrones sino de programación televisiva para los más pequeños. Si ustedes han tenido en casa presencia de espectadores infantiles -como ha sido mi caso- entenderán de lo que les estoy hablando. «Dora la exploradora» o «Doraemon», por citar algunos ejemplos, se me han colado hasta en la sopa. Pero, sin duda, el «empacho» mayor no me lo ha provocado el gato cósmico azul sino Peppa Pig y su familia: esos cerditos de cuerpos redondos y patas y brazos diminutos saltando en charcos de barro, corriendo por las praderas y subiendo y bajando colinas de pronunciadas pendientes han puesto a prueba mi paciencia. Los personajes se me han aparecido en sueños: Peppa, papá y mamá Pig, George, Chloe, Susy, Rebecca Rabbit, Pedro Pony o Madame Gazelle han protagonizado algunas de mis pesadillas navideñas. A pesar de todo, es justo reconocer que los dibujos de «Peppa Pig» están bien hechos, son educativos y enseñan valores como la importancia de la seguridad vial, la igualdad de géneros, el compañerismo, el respeto ala naturaleza y la diversidad. Aunque, por supuesto, no hace falta verlos todos los días.

07

01 2014

Series infantiles

Neus Aguiló. Desde la llegada de la Televisión Digital Terrestre, el público infantil dispone también de canales temáticos sólo para niños. Clan, Boing, Super 3/Canal 33, Disney Channel… emiten casi sin interrupción series infantiles o dibujos animados de toda clase. De todos los que he visto, destacaría sin duda los dibujos de la familia de ‘Peppa Pig’, unos cerditos en apariencia bastante simples y monótonos pero también muy educativos. Cierto es que apenas hay acción ni héroes con superpoderes; sin embargo, abren la puerta al mundo a los más pequeños: los animales, la escuela, los medios de transporte, los juegos en equipo, la naturaleza, la seguridad vial o el respeto a la diversidad (conejos, perros, cerdos y vacas conviven en armonía y aceptando sus diferencias). Todo ello se consigue además huyendo de estereotipos sexistas: sin ir más lejos, mamá Pig es experta en bricolaje, papá Pig sabe planchar unos pantalones sin que se le caigan los anillos y el autobús escolar lo conduce un animal hembra. Y como la sociedad también se cambia empezando desde la base, sólo puedo decir que hacen falta más cerditos de ‘Peppa Pig’ y menos dibujos de princesas que se consumen esperando un príncipe azul que destiñe.

29

01 2013