ETA

Emili Gené. Será porque a estas horas de la tarde las cadenas ya cierran sets, despachos y platós para retirarse a descansar. O quizás porque, de tanto anunciarlo, los responsables se tomaron el anuncio de la banda terrorista casi a guasa como hacían con el pastor que gritaba la llegada del lobo. Pero la disolución de ETA fue recibida con indiferencia por la mayoría de canales, que mayoritariamente siguieron con su programación tras una interrupción de rigor para transmitir el comunicado con la misma cobertura que merecería la llegada de un frente frío. Si ustedes comparan el entusiasmo que ponen en contarnos una jornada de liga o una carrera de motos, se diría que ETA es un grupo armado que opera en Laos o que ha marcado el calendario político del Oriente más remoto. Es cierto que apareció Pepa Bueno en TVE cogiendo las riendas, o que La Sexta se dio por enterada, pero la tónica habitual revela una falta de reflejos más que sintomática: la televisión como escaparate a una realidad prefabricada que cortó amarras hace años con lo que pasa en la calle, con la actualidad, con el directo no programado: no hay espacio para cuanto sucede fuera del show de Truman.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

24

10 2011

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Pere Ceregumil #
    1

    ¿Disolución? ¿En qué parte del comunicado aparece la palabra disolución?