Gran Hermano 13

Josep Oliver. Con un populoso éxito de convocatoria se ha cerrado la primera etapa del proceso de selección del más longevo de los concursos-encerrona de la pequeña pantalla. Y es que el cásting para entrar en la décimotercera edición de Gran Hermano (bautizada, para evitar el mal fario, «12+1») ha llegado a la increíble cifra de casi 71.000 candidatos. Se dice pronto, pero reflexionen un momento sobre lo que implica tamaño guarismo. Estamos diciendo que más de setenta mil de nuestros jóvenes (porque la práctica mayoría de los que acuden a estas pruebas lo son) quieren formar parte de esa patochada televisiva, de ese circo superfluo y vulgar, de esa efímera vida de la fama warholiana. Cada año, reiteradamente, Telecinco nos recuerda que el éxito no es el crecimiento personal ni la educación adquirida con paciencia y tesón, sino cuántos «bolos» puedes firmar en discotecas tras tu paso fugaz por la tele o cuántos platós por mes puedes hacer de Sálvame tras ser expulsado. Gran Hermano no tiene ya nada de experimento, como querían vendernos hace diez años, aunque sí de sociología: constata cuán imbéciles nos estamos volviendo en esta sociedad que adora al becerro y a la parabólica de oro.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

13

10 2011

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. 1

    Triste pero verdad….