Archivo de Noviembre, 2011

Regreso al pasado

Nacho Jiménez. Con el absoluto triunfo del Partido Popular en las elecciones generales del 20N llegan otras noticias, las referentes a la televisión pública de este país, RTVE, y también a las cadenas autonómicas. Estas últimas sufrirán el ‘Plan Pons’ (en referencia al dirigente del PP Esteban González Pons), que propone que las televisiones de las diferentes Comunidades Autónomas puedan ser privatizadas, que configuren un canal único con desconexiones territoriales y que sea TVE la que financie el cine español. ¡Toma ya! ¿Una televisión pública privatizada? ¿Un canal único? Qué alguien me lo explique, por favor… Por otra parte, unos personajes muy populares de antaño regresarán a la televisión pública: ¡Los toros! ¡Olé! Qué buen plan para los domingos, ¿no creen? Ahora sólo falta que las Mamachicho se vuelvan a enfundar esos trajes imposibles y que el señor Rajoy se plante en un jacuzzi, a lo Jesús Gil, con tres o cuatro ‘mujeronas’ que le adoren como a un Dios. Esto parece un regreso al pasado sin sentido, con premeditación y alevosía. ¿Veremos a Ana Pastor retransmitiendo los toros desde Las Ventas? Con el PP, todo es posible…

30

11 2011

Preguntas insustanciales

Neus Aguiló. A pesar de que la publicidad va regresando tímidamente a La Noria, los anunciantes siguen castigando al programa por entrevistar a la madre de El Cuco (implicado en el crimen de Marta del Castillo). Para ello, ofrecen minutos gratis pero ni con esas el espacio de Jordi González consigue remontar el vuelo. Mucho le costará volver a la normalidad, si es que alguna vez el programa la ha conocido, pues el sábado pasado, al sintonizar Telecinco, comprobé que el citado espacio estaba realizando una encuesta a los espectadores que consistía en dar la opinión acerca de en quién confiaba más Isabel Pantoja: en Chelo García Cortés, en Luis Rollán o en Raquel Bollo. Al margen de esta estúpida pregunta formulada para idiotizar a la audiencia y sumirla en la incultura, me planteé si existe alguien a quién pueda importarle lo que piensa la madre de Paquirrín o de quién se fía y de quién desconfía. Lamentablemente, muchos eran los que respondían a la banal cuestión. Algunos defienden que si existen estos programas es porque la gente los quiere. ¿No será más bien que la gente ve lo que le echan? En cualquier caso, La Noria podría esforzarse en plantear preguntas menos insustanciales y ligeramente más constructivas.

29

11 2011

Ojo de águila

Emili Gené. He estado viendo la Copa Masters a ratos perdidos y ha vuelto a maravillarme la precisión con que los jueces de línea (¿se llaman así?) cantan las pelotas. Eso sí son ojeadores.
Creo que, al menos de cuantas jugadas dudosas reclamadas por el tenista de turno, habían acertado al 100%. A veces en bolas relativamente claras pero en la mayoría de casos su acierto se medía en centímetros. Tan es así que su vista puede acabar siendo más fiable que la de la máquina. Si la infraestructura informática instalada en la pista tiene  ojo de halcón, la de estos turbo inspectores supera la del águila real. Como aquellos viejos tenderos que repasaban a mano las cuentas que habían hecho con la calculadora. Todo un triunfo de la biología sobre la mecánica, toda una lección humanista en esta época digital que arrincona las cualidades de toda la vida: resulta que la concentración obra milagros y que el perfeccionismo no es un defecto innato. Si ellos pueden ver mejor que uno cualquiera de nosotros, entonces es que podemos entrenar los sentidos.
La recompensa del esfuerzo.

28

11 2011

El retorno de los zombis

Urko Urbieta. The walking dead se enfrenta este año a una dura prueba, la de confirmar su éxito o morir en el intento (como le ha pasado a Glee, cada día más truño).
La serie zombi lo ha tenido muy difícil estos meses: reducción drástica de presupuesto (algo extraño a tenor de sus altísimas audiencias), la despedida fulminante de su creador (el reputado director Frank Darabont) y un cambio en el equipo de guionistas que deben hacer frente a las voces de muchos críticos que pedían más, mucho más a una serie que solo contó con seis episodios en su primera temporada para asentarse y demostrar lo que valía.
¿Y qué nos encontramos? Pues un primer episodio ejemplar y energético (tanto como el piloto de la serie, una maravilla se mire por donde se mire) con dos secuencias para enmarcar, como la escena en la carretera abandonada con todos los protagonistas escondidos debajo de los coches mientras una horda de zombis se ‘arrastra a su alrededor; o la ya icónica ‘misa zombi’, una de las secuencias más desasosegantes que he visto en mucho tiempo. En definitiva, un capítulazo. El retorno de los zombis ha sido por todo lo alto, que siga así.

28

11 2011

Televisión por ordenador

Gemma Marchena. Me acabo de acordar que hará unos seis años, algo así como el equivalente a la Prehistoria de Internet, todos andábamos locos con el eMule. El programa de descargas nos tenía en vela mientras se bajaban las películas. Tenía un compañero de trabajo que durante dos años jamás apagó el ordenador para seguir bajando. Una película tardaba, ¿cuánto? ¿Una semana? Bajarse una serie con tropocientos capítulos y varias temporadas era una heroicidad, así que era habitual en la oficina el tráfico furtivo de DVD’s grabados. Ahora tenemos fibra a toda pastilla, portátiles más potentes y, lo mejor, el streaming, que es una forma de ver los programas directamente de la web y sin tener que bajártelos.TVE ha sido lista y nada más emitir sus programas y reportajes, ya se pueden ver en su página. Otras cadenas son mucho más tacañas y te las ves y te las deseas para encontrar el programa que no pudiste ver el día de su emisión. O que no te dio la gana, sin más. Porque los televidentes de hoy ya no queremos que nos impongan horarios o minidosis de series, a un capítulo por semana, acostumbrados ya a capítulo doble o, mejor, maratones de fin de semana. Casi la mitad de los internautas españoles ve habitualmente series y películas en streaming. Les guste o no, ya hay dos generaciones que no se escapan de los audímetros.

Etiquetas: ,

28

11 2011

Divinity tiene novio

Javier J. Díaz. Todos los detractores de Divinity, el canal enfocado a la mujer joven, y que han odiado las reposiciones de Mujeres Desesperadas y los maratones de Sexo en Nueva York durante este último año, podrán canalizar su energía negativa hacia otro lado.
Telecinco (Mediaset), en plena remodelación interna, ha confirmado que en 2012 contará con un nuevo canal en su abanico digital. El imperio crece y lo hace en dirección al género masculino. Crean Energy, un canal joven y urbano basado en películas y deporte, con alguna que otra serie de acción extranjera y nombre de bebida isotónica de los chinos.
Habrá que ver la fuerza de este nuevo canal ‘made in TDT’ y la inversión que se hace, porque corre cierto peligro de que se convierta en una parilla de testosterona con CSI Miami, 24 y MacGyver intercalando películas de Jean-Claude Van Damme, aunque la esperanza es lo último que se pierde.
Veremos a ver si esta relación abierta entre Divinity y Energy no sufre el desgaste de terceros, en este caso, la propia audiencia.

Etiquetas: ,

28

11 2011

Horror americano

Josep Oliver. Si ya es difícil crear una buena película de terror, más difícil todavía es crear una serie de terror. Pocas veces se ha intentado, y menos se ha conseguido (me viene a la mente aquella Riget, serie de Lars Von Trier), pero, por lo poco que llevamos visto de American Horror Story, que emite el canal Fox en España los lunes por la noche, quizá estemos ante una producción que marque un nuevo hito en esta dirección. La serie parte de una premisa básica en el género de terror, la casa encantada, para construir un relato de horror moderno. Una antigua mansión, en la que sucedieron una serie de hechos escabrosos, es adquirida por una pareja en crisis. A medida que pasa el tiempo veremos cómo esa casa empieza a afectar al comportamiento de sus nuevos inquilinos. American Horror Story es una serie arriesgada, con un discurso fragmentado y un uso de los saltos temporales que puede liar al más avezado. Quizá por ello precisamente es más que interesante: creo que puede ser la gran apuesta de la temporada y les animo a verla, a darle una oportunidad y a que la curiosidad por el avance de la trama les atrape. Creo que no se arrepentirán.

24

11 2011

Otras víctimas

Nacho Jiménez. La entrevista de Jordi González en La Noria a la madre de El Cuco, uno de los presuntos asesinos de la joven Marta del Castillon, tiene cola para rato. Telecinco ha visto como todos los anunciantes del programa, sin excepción, se negaban a promocionar sus productos en el pseudomagazine que igual entrevista a Bono, que paga a una bailarina por enseñar sus pechos. Pero eso no es todo, ahora Paolo Vasile ha decidido tomar cartas en el asunto, cobrándose varias víctimas, aunque ninguna de éstas sea La Noria. Desde esta semana, ya no se emitirán en la parrilla de Telecinco ni Enemigos Intimos ni Resistiré, vale. Vale que ambos espacios son insoportables, totalmente innecesarios y dañinos, pero sigue sin ser justo que paguen ‘justos’ por pecadores. Ahora, al señor Vasile le va el periodismo de rigor y de investigación, y no la telebasura. Desde aquí le recomiendo que eche un vistazo a lo que se emite en su cadena. Desde por la mañana, con la reina de pega AR, pasando por la tarde y el infumable Sálvame, hasta llegar a sus insultantes programas en el late night. Quizás ya sea un poco tarde para corregir un hecho indiscutiblemente bochornoso, pero lo justo, repito, sería fulminar La Noria. Yo, al menos, estoy harto de Jordi González. Al final me acabaré pasando a la Cadena Triste. Mejor, apagaré la televisión de una vez por todas.

23

11 2011

Pitonisa progresista

Neus Aguiló. La victoria del Partido Popular en las Elecciones Generales estaba cantada y la derrota del Partido Socialista ha sido la crónica de una muerte anunciada. El PSOE lo sabía, todos lo sabíamos, también El intermedio, programa con trasfondo de izquierdas, que, lejos de perder su sentido del humor o de adoptar un aire de derrota ante lo que se avecinaba, durante los días previos a los comicios se dedicó a llamar por teléfono a brujos y pitonisas de la televisión para preguntar quién sería el candidato vencedor. Para ello, Gonzo se hizo pasar por un espectador homosexual, presionado a contraer matrimonio por su novio ficticio. Con esta excusa, el reportero preguntaba por la victoria del Partido Popular con la esperanza de que éste prohíba las bodas gays y así poder escapar del aprieto. Hemos comprobado que los adivinos, además de ser estafadores, también tienen inquietudes políticas, pues unos defendían a Rajoy y otros a Rubalcaba, a quien, por cierto, una pitonisa progresista lo equiparó a Dios y al Bien. Han ganado los adversarios de El intermedio, pero el programa de Wyoming se lo toma con resignación y con una sonrisa. Allí siguen, de lunes a jueves, derrochando mordacidad y sin perder ni un ápice de su genialidad.

22

11 2011

Un barco a la deriva

Gemma Marchena. Fue sin querer, lo juro. Pero estaba en casa de un familiar pasando el fin de semana en la Península y esa noche había que ver El Barco, sí o sí. Ver una serie empezada de la que apenas se tienen referencias era arriesgado. Si encima era española y de ciencia ficción, iba directa al suicidio. Y mis sospechas se confirmaron en seguida. En El Barco hay un puñado de españoles que han sobrevivido a un apocalipsis misterioso. Qué casualidad que son todos jovencitos y tienen la pile tersa y las carnes prietas. No hay feos. Con estos mimbres, a mí se me ocurre que tienen la santa obligación de perpetuar la especie humana, de la que saldrán niños marineros y guapos. Hay destellos de misterio, tipo un pato que aterriza en El Barco, lo que confirma que hay tierra firme habitable más o menos cerca. Y un tipo malvado dentro de la nave. Eso sí, no hay escasez de víveres porque las bodegas son infinitas. Una pena, porque el hambre daría más enjundia a la trama: es decir, ¿me como a Mario Casas que está más tierno o Juanjo Artero que parece más fibroso y con más sabor? Las escenas de adolescentes enamorados me sobran, lo mismo que media hora de serie alargada para albergar más anuncios. Me bastó con un capítulo, la verdad.

Etiquetas: ,

21

11 2011