De 1 a 9

Javier J. Díaz. Recuerdo un pasado televisivo, no muy lejano, en el que una serie rompió moldes por su frescura, su humor y su descaro, por no hablar de su humor negro. Las historias de una madre separada con dos hijos problemáticos y un hermano ex drogadicto llenaron de carcajadas los hogares españoles. Amores, desencuentros y líos de familia que engancharon desde el primer momento.
Aída rompió audiencias y sus guionistas se cubrieron de gloria, bordando personajes cínicos, ingenuos y desternillantes no sin polémica por el humor de algunos de sus protagonistas.
Eso fue ya hace algunos años. Hoy, nueve temporadas después, la serie, que ha recuperado momentáneamente a su protagonista que le dio nombre, intenta seguir al pie del cañón. Sin embargo, el desgaste es inevitable. Los nuevos personajes han hecho olvidar a los que se fueron, pero la frescura inicial se ve ya solo en pinceladas pequeñas que hacen recordar aquello que fue: el retrato divertido de una familia con escasos recursos y con escasa picaresca para el éxito, lo que no les impide ser felices. Veremos si pueden seguir haciendo sonreír por novena temporada consecutiva.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

08

11 2011

4 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Marc-1289 #
    1

    Aida ya está pasada de moda, por mucho que haga, tuvo su momento, pero ya está!

  2. Trux #
    2

    Tienes toda la razón, está muy pasada de moda, pero la gente sigue viéndola. ¿Por qué crees que sucede eso entonces?

  3. Tomas #
    3

    Esta serie enganchó a buena parte de España, y hay un target de gente que le gusta, hagan lo que hagan, le encanta. Al principio era mucho mejor que ahora, no tan previsible como en este momento. Pero bueno, ahí sigue, a ver cuánto aguanta.

  4. Trux #
    4

    Yo creo que ya no tiene ni pies ni cabeza. El regreso de la que da nombre a la serie ha sido un poco metido con calzador. Aguantará porque no tiene mucha competencia y un público muy fiel, pero no por otra cosa. Aunque sí, creo que todavía le queda un poco de fuelle… O me esa sensación!