Lassie tenía más clase

Javier J. Díaz. Me parece curioso que todavía alguna cadena de televisión se atreva a programar una serie tan absurda y disparatada como Rex. El pastor alemán regordete que va salvando la vida y aplicando su moral perruna -como si un perro pudiera tener capacidad para decidir quién ejerce el bien y quién el mal-, debió desaparecer de las pantallas europeas hace ya muchos años. El caso de que la serie esté ambientada a finales de siglo XX-principios del XXI en una Austria policiaca (que por lo visto, existe) le resta bastante interés porque por esa época CSI y sus innovadoras fórmulas ya hacían estragos, y sin mascota. En definitiva, IB3 (en cuya web hay siete personas que han hecho click en ‘Me gusta’ dentro del espacio la serie, las cuales me encantaría conocer para entrevistarlas) todavía la emite por las tardes porque no debe tener nada mejor que programar, ni más barato. Pero la culpa, en el fondo, no es ni de IB3 ni de los pastores alemanes, ni de los actores de la serie. Los verdaderos culpables son las personas que se sientan cada día a ver esa serie a las 17.10. Pobre Lassie, si levantara la cabeza.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

09

12 2011

La publicación de comentarios está cerrada.