No es mala, es aún peor

Urko Urbieta. El barco de A3 es la única serie que consigue el más difícil todavía: cada episodio resulta aún más ridícula, penosa y falta de ideas.
Ustedes dirán ¿algo tiene que tener si has escrito hasta tres veces de la serie en los últimos cuatro meses? Pues yo les respondo, sí, verla con el twitter en marcha es uno de esos placeres de la vida que nadie debería perderse. Allí crucificamos a Mario Casas y su sonrisa falsa; los mohines ridículos de Blanca Suárez (y no lo entiendo porque en El internado y, sobre todo, en su pequeño pero jugoso papel en La piel que habito de Almodóvar demuestra que sabe actuar); los mil cambios de vestuario (¿de dónde ha sacado ese fondo de armario?) de Irene Montalá, que interpreta a la científica (jajajajaja) del barco; la sobreactuación de Juanjo Artero (ay qué decepción); lo asesinable que es la niña pequeña; y, sobre todo, el no-personaje de Estela ‘la tetona’ (perdón, por la incorrección), el personaje más estúpido de la televisión.
Los guionistas han conseguido en 26 episodios echar por tierra una buena idea con episodios absurdos, eternos y tramas bochornosas como la de la semana pasada, con los jovencitos (cabezahuecas y hormonados) montando un musical para levantar el ánimo… como que lo del fin del mundo les importa poco…

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

13

12 2011

La publicación de comentarios está cerrada.