Vaciar la vejiga

Neus Aguiló. El contenido de Sálvame es conocido por todos y a estas alturas ya es difícil que nos siga sorprendiendo, sin embargo, cuando la semana pasada tuve la osadía de detenerme en Telecinco para ver contra quién arremetían sus malvados tertulianos, comprobé que el magacín telebasurero por excelencia sigue superándose a sí mismo. Sentí vergüenza ajena al ver cómo un colaborador difundía sus primicias encima de un púlpito con ruedas paseándose por el plató empujado por Jorge Javier Vázquez. Y para acabar de rizar el rizo, Mila Ximénez acudió al retrete acompañada por un equipo de cámaras, por el propio presentador y por otros dos colaboradores que retransmitieron en directo cómo la periodista vaciaba su vejiga, tiraba de la cadena y se lavaba las manos antes de volver entrar en el plató. Una falta de noticias, de ideas, de dignidad así como una ausencia absoluta del sentido del ridículo es lo que propicia que los espectadores presenciemos este tipo de espectáculos. ¿Por qué elegí Sálvame si no me gusta este tipo de televisión? -pensarán ustedes con toda lógica. La respuesta es muy sencilla: para permitirme poner en evidencia al programa a través de estas sencillas líneas.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

20

12 2011

La publicación de comentarios está cerrada.