Los cazatesoros

Josep Oliver. La semana pasada les hablaba de uno de mis nuevos programas favoritos, la serie documental La vida sin nosotros. La verdad es que a veces es una suerte tener algunos canales de pago más, porque, cambiando la famosa frase de Larra, ver la tele en España es llorar. Los canales abiertos apenas dejan un recoveco a la inteligencia del lector, que tiene que migrar a quién sabe qué prados más verdes para su solaz. Otro de los programas que me ha sorprendido agradablemente en Canal Historia ha sido Los cazatesoros. Verán, mi abuelo paterno, l’amo en Pep Pinero, fue un hombre que vivió de lleno la posguerra, y como muchos de su generación, aprovechaba todo lo que tenía. Es más, no tiraba nada que no pensara que pudiera aprovechar más tarde. A resultas de esto, he crecido rodeado de cachibaches, reliquias y trastos de todo tipo, de los que muchos de ellos crían polvo sin un propósito determinado. Por eso me gusta Los cazatesoros. Esa aventura por graneros atestados de cosas viejas, donde la pareja protagonista busca alguna pieza valiosa, me resulta simpática, familiar, cálida. La verdad, me hubiera gustado que estos dos se acecaran a casa de l’amo en Pep a ver qué encontraban.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

12

01 2012

5 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. en jam #
    1

    La verdad es que da autentica pena (y a ciertas horas hasta asco) visionar la television de hoy en dia, a excepcion de algunos noticiarios, documentales y alguna que otra retransmision deportiva, todo lo demas es denigrante, las series plagadas de anuncios, ni que decir de las peliculas, los concursos atestados de famoseo que solo sabere chupar camara ante la impotencia del concursante, y el resto de programas no merecen siquiera un comentario.
    El tema de la proteccion del menor en tv es un autentico camelo, pone los pelos de punta ver i oir a las horas en que nuestros hijos pueden estar frente a la tele, lo que se oye y ve.

  2. Josep Oliver #
    2

    Yo no diría tanto. Es cierto que en la mayoría de canales la programación deja mucho que desear, pero ante eso está el criterio del espectador. Buenos noticiarios, documentales interesantes o concursos entretenidos siempre hay, y es cuestión de usar con cabeza el mando. Un saludo.

  3. manumenorca #
    3

    … Los primeros responsables de que tengamos ciudadanos televidentes aborregados a la hora de llegar a casa, ponerse las zapatillas, repantingarse en el sofá y encender la TV para comerse sin criterio lo que en esa hora pongan, sea lo que sea, son muchas veces los críticos televisivos. Es triste, pero no todos se toman un poco de tiempo en comprobar la programación, hacerse un planning con tres o cuatro opciones y actuar en consecuencia… es más fácil dejarse llevar y acabar babeando con encefalograma plano. Los periodistas del medio deberíais insistir en las cadenas minoritarias, y sobre todo los horarios minoritarios, donde los tesoros son relegados por programadores sin escrúpulos, que priorizan infumables programas malos para la salud mental.

  4. Josep Oliver #
    4

    Manumenorca, siento disentir contigo, pero disiento rotundamente de lo que dices sobre que los principales responsables del aborregamiento de los televidentes son los críticos. Si hacemos un símil fácil, ¿la culpa de que la gente lea bestséllers es también de la crítica literaria, o el hecho de que triunfe el cine hollywoodiense o superficial es culpa de los críticos de cine? No creo; es más, precisamente en literatura o cine casi siempre hay una división muy polémica entre la opinión de la crítica y la del público.
    En televisión yo creo que pasa un poco lo mismo. Para empezar, la responsabilidad última del tipo de programas que triunfan es del espectador. El crítico puede orientar, disentir, denunciar, marcar alternativas -como tú comentas- pero si finalmente el espectador no cambia de canal poco haremos. Y, por lo demás, creo que sí hay críticos muy críticos con la televisión y con los contenidos más vanos y superficiales. Puedo pensar, por ejemplo, en un Ferran Monegal. Y si me has seguido un poco en estos más o menos 5 ó 6 años que llevo haciendo esta sección, habrás visto que intento reflejar un punto de vista humanista o crítico ante la televisión que no me gusta, que es una gran parte. Saludos.

  5. Josep Oliver #
    5

    (Perdón por las expresiones redundantes de mi anterior comentario pero aún estoy un poco dormido)