Vuelve el ‘edredoning’

Nacho Jiménez. Antes de arrancar con mi artículo de esta semana, debo manifestar mi más absoluta felicidad de ver a mi serie favorita, Gossip Girl, en la noticia que aparece junto a esta columna. No se la pierdan. Gustos personales aparte, mañana tendrá lugar uno de los regresos más esperados de la temporada: Gran Hermano. Les podrá gustar o no, pero éste, la madre de todos los programas de telerrealidad, es un espectáculo puro y duro, y alcanza ya su edición número 13 (12 +1, por exigencias de una supersticiosa Mercedes Milà). El hecho de encerrar en una casa a un grupo de desconocidos ya es, de por sí, atractivo y muy arriesgado. Vale, la excusa de ‘experimento sociológico’ ya está algo caduca (eso se quedó en la primera edición), y la mala actuación de muchos de sus concursantes –que sólo buscan la fama, el dinero y recorrer los platós de televisión– ha ensuciado el nombre de este espacio. Ahí van algunos de sus ingredientes: Amistad, romance, traición, discusiones, desamor, sonrisas, lágrimas y, sobre todo, el famoso edredoning. Todo en uno, ¿alguien da más? Esto es espectáculo, digan lo que digan.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

24

01 2012

La publicación de comentarios está cerrada.