Marisol Ayuso

Neus Aguiló. Después de dudar un tiempo entre elegir la ceremonia de entrega de los premios Goya o Aída, me decanté por la segunda opción, que casi siempre es una garantía de buen humor. En el capítulo del domingo pasado, Fidel trató de ejercer en vano de prestigioso hipnotizador; Chema por poco se convierte en donante de semen para ayudar a una amiga lesbiana que desea ser madre, y Eugenia ve morir a su amiga la Reme, lo que le provoca una crisis de valores y un acercamiento al catolicismo y a la espiritualidad. Sin duda, el papel interpretado por Marisol Ayuso fue lo más divertido del capítulo: en primer lugar se propone ser mejor persona, para lo que intenta dejar de blasfemar y, más tarde, decide pisar una iglesia y hablar con el cura de la parroquia, a quien le confiesa que ha tenido pensamientos impuros con los galanes de la España más cañí: Bertín Osborne, Arturo Fernández, Carlos Larrañaga o Chiquetete. Con estas líneas me gustaría rendir un pequeño homenaje a la dilatada carrera de Marisol Ayuso, una veterana actriz que ha conocido la popularidad sobre todo gracias a Aída pero que ha dedicado toda su vida a la interpretación.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

21

02 2012

La publicación de comentarios está cerrada.