Muebles de Ikea

Neus Aguiló. Para Jordi Évole no hay nada imposible. Meses después de regalar una ensaimada de chorizo a Jaume Matas, se sentó a tomar café con el ex president balear para hablar del ‘caso Urdangarín’, en el que también está imputado. El que fuera ministro de Aznar trató de defender la honestidad de su gestión y de explicar dónde habían ido a parar los más de dos millones de euros dedicados a los foros de turismo y deporte organizados por el duque de Palma. Évole le planteó si los excesivos casos de corrupción en las Islas eran algo extraordinario y Matas respondió literalmente que “el caso de Baleares no es especial” y “al final los que acabaremos mal seremos los ciudadanos de Balears”. ¿Acabaremos mal? Los ciudadanos de Balears ya hemos acabado mal. Y como el Follonero no se corta ni un pelo, le preguntó sin rodeos si se había enriquecido con la política, si los muebles de su palacete eran de Ikea o si los de Stop Desahucios le habían echado una mano para que no le embargaran su mansión. En fin, que si algún día se demostrara que tal vez alguien se ha llevado dinero de la Comunidad, no nos vendría mal que nos lo devolvieran, sobre todo, en estos tiempos de crisis.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

14

02 2012

La publicación de comentarios está cerrada.