Guiñol redimido

Emili Gené. Ser deportista de élite en España supone cargarse a la espalda con la máxima responsabilidad de Estado. No hay profesión más valorada ni liderazgo menos discutido. Baste ver el conflicto derivado de la broma lanzada por los guinoles del Canal+ francés: todo lo que no ha conseguido un 20% de paro lo ha conseguido un programa de humor extranjero que ha movilizado de forma reactiva y unánime el honor patrio. Nadal era uno de los caricaturizados, y fue de los primeros en reclamar amparo institucional. Que llegó al cabo de unos días en forma de discurso informal, nada menos que en boca del Rey y Rajoy. No bastaba: la televisión pública acudió rauda al reclamo, y Ana Pastor (la entrevistadora que se atrevió a enmendar la plana a Ahmadineyad y a Cospedal) desayunó con el tenista para disipar dudas sobre su currículum fiscal. No tributaba en el país vasco por nacionalismo euskaldun sino dentro de la legalidad. Tranquilidad en la opinión pública. El diálogo cumplió su objetivo de devolver el aura humana a uno de los pocos dioses que nos quedan.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

05

03 2012

La publicación de comentarios está cerrada.