La perspectiva del tiempo

15

03 2012

Josep Oliver. ¿Saben eso de que uno está muy pendiente de algo, por tonto que sea, hasta casi el punto de la obsesión? En nuestra egolatría, pensamos que todo el mundo hace lo mismo. Y, al dejarlo, nos ocurre lo contrario: nos sentimos fantásticamente sin esa carga que ocupa nuestro tiempo, y nos preguntamos por qué los demás lo hacen, o incluso más: que esa cosa va perdiendo importancia, no sólo para nosotros, sino para el resto del mundo. Eso es lo que me pasa con programas basura como Gran hermano, o Mujeres y hombres y viceversa, o cosas así. Cuando empezaron, los seguí con la avidez que provocan las novedades morbosas, pero al cabo del tiempo, cuando uno lo relativiza, se da cuenta de lo absurdo que resulta. Lo estúpidos que resultan los papanatas que discuten tonterías absurdas que no importan a nadie en Sálvame. Lo ridículo que es ver pasar el curso de los días de un grupo de bobos encerrados en una casa sin nada que hacer.
Cuando uno ve estos programas con la perspectiva que da el tiempo, se da cuenta de que uno le daba importancia, precisamente, a todo menos a lo que la tenía de verdad.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.