Procesiones

18

04 2012

Emili Gené. Las televisiones (¿para eso sirven las públicas?) se han volcado en las procesiones de Semana Santa, toda una demostración de cómo la pequeña pantalla se pliega a la realidad de la calle. Me refiero, por supuesto, a la que genera espectáculo de masas y es bendecida por la tradición, no importa cuán desfasada esté de la sensibilidad moderma. Las cadenas no envían unidades móviles a cubrir altercados callejeros, que en todo caso son contados desde la distancia del estudio y en riguroso diferido, pero despliegan toda su más aparatosa tecnología para seguir al instante el desarrollo de ceremonias homologadas. Toros, fútbol, deportes en general, misas señaladas, procesiones. Movilizaciones sociales fijadas mediante códigos simples que despiertan pasiones elementales. IB3 no ha sido ajena a tal generosidad. Al parecer, a la hora de contar la penitencia popular institucionalizada, no hay recortes: en vez de fragmentos o un resumen, la procesión íntegra. Como el fútbol. Pan y circo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.