Ellos son la tribu

11

05 2012

Javier J. Díaz. Hay dos cosas que venden en la televisión, y mucho más si hablamos de un reality. La primera es la palabra expulsión. La segunda, el desnudo. Cuatro lo sabe y lo aplica perfectamente en su desagradable experimento ‘Perdidos en la tribu’.
Es así de fácil: Una tribu alejada de la civilización que convive en su hábitat natural por años y años debe acoger a una familia acomodada, y en casi todos los casos, pija. Y lo más ‘ilógico’ es que la occidental se debe adaptar. En definitiva, este es el cóctel explosivo. Si fallase, Cuatro añade una muy lógica trifulca culminada con una expulsión global a una de las familias que la había provocado. La carnaza que hacía falta para un contenido tan pobre. Expulsión es sinónimo de audiencia.
Por si fuera poco, el montaje de esta patética e innecesaria unión de dos culturas que nada tienen que ver, se riza con un morboso montaje, que cuida al máximo los destapes gratuitos de los familiares, forzados, absurdos y al más puro estilo de ‘Yo soy la Juani’.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.