Tejiendo país

Emili Gené. Un aire decadente se ha pegado al Festival de Eurovisión hasta el punto de que forma parte de su ‘look’ identitario: escaparate ‘friki’ de artistas procedentes de material de derribo en una industria musical que ha perdido el rumbo. Barroquismo y extravagancia, pura forma al servicio de un formato que es pirotecnia de efectos especiales. Parecida languidez despedía la final de la copa del Rey, un evento que se aferró a la polémica de la gran pitada (silenciada por TVE; para oirla hay que recurrir a archivos radiofónicos) como principal atractivo. Nunca había visto a Guardiola sonreir con gesto tan forzado. Pero la gente quiere pan y circo o al menos los programadores insisten en ofrecer esta receta que sigue funcionando. Por eso hay que destacar el maratón de ayer que TV3 rescató del sentimentalismo navideño. Pedagogía de la solidaridad servida en formato sobrio para conseguir fondos contra la pobreza: la televisión (todavía) puede interactuar con la realidad.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

28

05 2012

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. manumenorca #
    1

    … Digan lo que digan, el techno se está pegando poco a poco al festival. Mis favoritas las babushkas rusas con pinganillo quedaron segundas: NO son frikismo, son la nueva tendencia. Enterremos de una vez el blanco y negro, algunos comentaristas parecéis merengues reivindicando las copas de europa de nuestros abuelos.