Desparrame inmobiliario

Gemma Marchena. En Canadá parece que no ha llegado el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, viendo el programa ‘La casa de mis sueños’. Dos hermanos, Jonathan y Drew Scott, asesoran a parejas para encontrar una vivienda de segunda mano y luego reformarla a todo lujo. Lo más sorprendente es que la serie está rodada el año pasado y como los protagonistas de cada capítulo estiran hasta el máximo el límite de sus presupuestos. Un matrimonio de cuatro hijos pequeños se topa con una casa enorme con jardín por el ‘módico’ precio de 700.000 dólares canadienses. Da igual que se pase 100.000 dólares de su límite, van a por ello. Ella incluso se plantea volver a trabajar; él, perder sus vacaciones lijando madera y pintando. Pero todo es poco para conseguir su ansiada vivienda de lujo. Claro, visto desde el punto de vista español, me parece chocante. En lugar de quedarse con una vivienda un poco más asequible y que les dé la tranquilidad de poder afrontar las letras con holgura, se lanzan a lo loco, a poner duchas de hidromasaje y lucir jardín con barbacoa. Supongo que ese frenesí inmobiliario se aplacaría si en la televisión canadiense emitieran unos cuantos episodios de ‘Callejeros’ con desahucios y vendedores de pisos desesperados. Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

18

06 2012

La publicación de comentarios está cerrada.