Saturación imperfecta

18

06 2012

Javier J. Díaz. Cuando La Sexta emitió la primera temporada de ‘Crímenes Imperfectos’ a la hora de comer hace unos años, fue un revulsivo en esa franja horaria. Familias enteras vieron alterado su almuerzo con los espeluznantes relatos de asesinos que hubieran escapado a la justicia de no ser por la tenacidad y precisión de algunos investigadores mientras ellos pinchaban canónigos de su ensalada.

Sin embargo, poco a poco, la cosa fue bajando de nivel. Los supuestos crímenes imperfectos, cada vez lo eran más. Y el programa, agotado en su propio modelo, comenzó a tener variantes, demasiado alejadas del modelo inicial. A la variante de crímenes imperfectos de personas millonarias, llegaron los de famosos, y más tarde, los forenses.

Lo último es ‘Crime Stories’ (Crímenes Imperfectos: Historias criminales) que se emite cada mañana a la hora del desayuno, para no perder la costumbre. El programa es una aberración constante, con un supuesto asesinato perfecto pero lleno de errores. El supuesto psicópata falla más en su estrategia que una escopeta de feria. Lo que es una chapuza lo presentan como un asesinato imposible de resolver, lo que le resta interés y credibilidad.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.