Stalin

Alfons Martí. En «La Noche Temática» TVE1 ofreció el sábado pasado dos documentales sobre los horrores de la política totalitaria de Stalin. Con rigor y detalles visuales vimos cómo Stalin encerró a 18 milones de rusos para esclavizarlos o que en sus 30 años de poder omnipresente fue capaz de asesinar a más de 20 millones de personas. Los datos son obvios y lo responsable sería preguntarse por qué tanto crimen. Ahí entra, en general, la simplificación o la manipulación, ambas poco constructivas.
Enfocando el caso, sin tópicos, deducimos de lo visto que el tipo humano que fuera Stalin, más allá de su vulgaridad y banalidad, no importaba a un sistema que, junto al nazismo, llevó a cabo el «experimento» de crear un gobierno omnipotente, donde un solo hombre organizara el mundo como un científico domina la energía desde la distancia. Un sistema que empieza por su promesa de materialismo abundante y que usa el crimen y liquidación de «categorías» retrógradas de personas para lograr la felicidad de las masas en movimiento. Y que no puede dejar de asesinar porque en tal caso no hay «evolución». Extremismo de tendencias actuales. A recordar.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

01

06 2012

La publicación de comentarios está cerrada.