Telediarios

Amaya Michelena. Para muchas personas de ideología conservadora, escuchar los telediarios de la cadena pública es algo menos que vergonzoso, como eternamente vinculados al socialismo oficial. Por eso me critican, porque siempre sintonizo la Primera para ver las noticias. Y es que, para mí, las noticias, la información, es algo serio. Algo que nos conecta con el resto del mundo y cualquiera que tenga bien engrasado el mecanismo mental del sentido crítico –como yo– no es un problema el posible porcentaje de propaganda institucional que te cuelan en todos los noticieros. Por eso sigo prefiriendo los telediarios de toda la vida, con la imagen seria –un poco seca– de Ana Blanco y sus excelentes corresponsales por el mundo. Aunque las otras cadenas han intentado todas las fórmulas posibles para arrebatarle audiencia, siguen pinchando. ¿Por qué?Porque plantean la información como un espectáculo –incluso con presentadoras sexys y escotadas– y eso les hace perder cualquier milímetro de credibilidad. Y ahora, para colmo, te meten entre noticia y noticia un «consejo comercial» que presenta lo mismo el periodista que te está dando las noticias que la chica del tiempo. ¡Qué ridículo!

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

22

06 2012

La publicación de comentarios está cerrada.