Cornadas

Emili Gené. Haciendo zapping llegué a ‘Tendido cero’, un viaje a los tiempos aquellos de la raza y el andalucismo, una regresión a las lentejuelas y el uniforme goyesco símbolo del valor patrio y la testosterona que enamoraba a las extranjeras. Ni idea de que en este siglo XXI se siguiese programando este espacio mítico, mezcla de reporterismo de urgencia y literatura cañí. Siempre me ha llamado la atención el barniz intelectualista (ahí están el verbo de Cossío o los dibujos de Picasso: los toros por lo visto no entienden de derechas e izquierdas) que acompaña el arte de matar. Lenguaje barroco cargado de adjetivos y tecnicismos al servicio de una sintaxis amplia donde predominan las frases largas que solo saben construir los virtuosos. O sea que la televisiòn mantiene viva la llamada fiesta nacional mediante la respiración asistida de este programa eterno. No muere por los antitaurinos sino de pura decadencia económica, tal vez camino de un espectáculo solo para turistas; acompañando al difunto, las noticias que llegan de ferias y plazas. Como la cornada a Fernando Cruz.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

20

08 2012

La publicación de comentarios está cerrada.