Del fondo sur a la tribuna

Guillermo Esteban. Los gritos como forma de comunicación. Cuántos más decibelios, más razón. El afán por llamar la atención o la gesticulación esperpéntica. La dramaturgia o el histrionismo compulsivo pierden acepción. Son sólo ejemplos de lo que vende la televisión. En el corazón, Sálvame. En el fútbol, Punto Pelota. Pero sólo hasta ahora. Se asoma por la banda derecha Futboleros, un programa que prescinde de tanto gallo y limita el corral. El programa presentado por Enrique Marqués omite a los hooligans para invitar a los de tribuna. Que también son incondicionales pero saben disimular más. Y mejor. El único cuerdo de Punto Pelota es su moderador, el (casi) siempre correcto Josep Pedrerol. El resto se dejan llevar por fanatismos sin escrúpulos estipulados al rol que les pertoca. Los espectadores han demostrado que prefieren un campo más tranquilo como el de MarcaTV, que casi duplicó al espacio de Intereconomía con 228.000 seguidores. A veces, quien funciona en prensa no tiene por qué hacerlo en televisión. Me remito a Iñaki Gabilondo, que cambió la radio por la tele y no tuvo muy buen desenlace.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

29

08 2012

La publicación de comentarios está cerrada.