Españoles en Bali

Amaya Michelena. Entre competición deportiva y competición deportiva, de vez en cuando la Primera emite algún otro programa, relegando la cita olímpica a Teledeporte. Por eso el martes por la noche tuvimos oportunidad de volver a ver otro episodio de los españoles por el mundo que el canal público utiliza como relleno –atractivo, eso sí– cuando no tiene nada grande que ofrecer. A mí me basta. Especialmente para comprobar cómo viven algunos españoles allende los mares. Resulta lógico pensar que los emigrantes que lo pasan mal, que no acaban de integrarse en su nuevo país o que pasan dificultades no se presten a salir en el programa y quizá por eso las personas que nos presentan son felices, disfrutan de su patria de adopción y se dedican a ocupaciones que les llenan de satisfacción. Lo malo es que visto desde aquí resulta desoladoramente deprimente. Ver cómo un muchacho catalán de 33 años se compra una isla privada en Bali para construir un resort de lujo, otro vasco vive allí haciendo surf y un fotógrafo se dedica al arte viviendo en una mansión que le cuesta menos de 200 euros al mes, francamente, te da ganas de llorar. Por comparación, claro.

 

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

09

08 2012

La publicación de comentarios está cerrada.