Perderse el respeto

Neus Aguiló. Si bien es cierto que Telecinco nos tiene acostumbrados a contenidos planteados desde el poco respeto y la escasa ética, la semana pasada sintonicé Sálvame y me quedé con los pelos de punta. La presentadora dio la bienvenida a una antigua tertuliana que por lo visto había sido expulsada del programa por una mala conducta con un invitado. Todo hubiera sido normal de no ser porque la colaboradora fue llevada al plató amordazada y metida en una jaula. Karmele Marchante se posicionó en contra de tal humillación a su compañera, por lo que pensé que era una persona de principios (aunque no por ello con sentido del ridículo, recordemos si no su proyecto de canción Soy un tsunami). Pero me equivoqué porque al día siguiente la que apareció encerrada en la jaula fue ella misma, todo mientras sus compañeros se chillaban unos a otros para no perder la costumbre. Se dice que el dinero todo lo puede y seguro que fue ése el motivo por el que en ambos casos las dos colaboradoras de Sálvame accedieron a ser ridiculizadas de semejante manera, no fuera que al negarse perdieran su puesto en el programa telebasurero de más audiencia. Aunque, de momento, lo que se han perdido es el respeto a ellas mismas.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

21

08 2012

La publicación de comentarios está cerrada.