Conexión fallida

Javier J. Díaz. La señorita Villar presentó anoche de nuevo programa de Conexión Samanta, un espacio que en algunos momentos ha sido brillante, desmontando a vividores y a incultos superficiales, lo que la sociedad le agradecerá eternamente. Sin embargo, esta temporada está cayendo en la mediocridad general que azota el país.
Villar empezó hace una semana con una radiografía de Marbella, como si en España no se supiera bien lo que hay en esa ciudad cuna de la corrupción noventera española.  Pero el rumbo no ha mejorado esta semana. El segundo programa, emitido esta pasada medianoche, ha sido aún más obvio, algo que parecía imposible. Samanta Villar descubrió el mundo de los… ¡Gigolós!
La pena para la ‘conexión’ fue que no hay mundo más explotado por Cuatro en los últimos años que el de la prostitución masculina y femenina. Callejeros y varios especiales lo han contado todo lo contable sobre esta práctica: precios, lugares y personajes. Lo sabemos todo.
La pobre Samanta, o sus guionistas, está perdiendo sus ideas y su frescura. Y no existe nada peor para un programa. La semana que viene puede retomar de una vez el rumbo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

28

09 2012

La publicación de comentarios está cerrada.