Archivo de octubre, 2012

Adiós, doctor Vilches

21

10 2012

Urko Urbieta. Este otoño diremos por fin adiós (salvo nuevas y extrañas tácticas de Telecinco) a la serie más longeva de la televisión española, Hospital Central, que se despide tras doce años en antena con su episodio 300.
Desgraciadamente lo va a hacer por la puerta de atrás ya que la cadena paralizó en julio la emisión de la que se presuponía sería su última temporada por los bajos datos de audiencia obtenidos a falta de siete episodios, que son los que (espero) veremos en cuestión de semanas.
Es cierto que la serie debería haber finalizado hace varios años, cuando empezó a ver cómo sus fieles seguidores abandonaban, ante el declive de sus historias y la lenta pero progresiva marcha de sus protagonistas (Jordi Rebellón, Alicia Borrachero, María Casal o Patricia Vico) pero Telecinco no se daba por vencida. Así, Hospital Central ha vivido ‘de prestado’, quizá desde la temporada 2009-2010, apareciendo en la programación de la cadena cuando ‘buenamente podía’, es decir, reptando.
Ahora nos toca despedir como se merece a una serie que consiguió reunir a más de seis millones de espectadores frente al televisor en su momento de más éxito y ha logrado varios Fotogramas de Plata, TPs de Oro y premios de la Unión de Actores durante su larga vida.

Etiquetas:

Vivir de la tele

20

10 2012

Gemma Marchena. En España somos 47 millones de habitantes (bueno, mientras he escrito esta columna 325 licenciados han huido del país hacia al norte a bordo de un vuelo low cost). Es una población bastante respetable, así que no entiendo como si quedamos tantos en el país, ¿por qué siempre salen los mismos en la tele? Y no me refiero a presentadores o tertulianos, no. Me refiero a los aspirantes a cantantes, que se repiten que da gloria. Supongo que la larga década de ‘Operación Triunfo’ ha dejado una estela de un centenar de cantantes sin disco ni productor que les quiera salvo Bisbal, Bustamante y dos más. Luego están los que han pasado por ‘Factor X’, semifinales de Eurovisión, ‘Gente de primera’ e incluso ‘Fama’. Al final resulta que ninguno de estos programas sirve para hacer carrera musical pero eso sí, se llenan horas de programación a un módico precio, que eso a las cadenas les viene muy bien. Ya de paso, le damos trabajo a cantantes ‘consagrados’, que este año hay recortes y ya no hay conciertos por los pueblos. Que se lo digan a Melendi (que se le ha ido la mano con la plancha del pelo), Malú (esa mujer tan dramática, banda sonora de supermercados), Rosario (esquivando los problemas económicos de su hermana) y Bisbal (¿de verdad ese tipo puede enseñar algo a alguien?).

Agobio (II)

19

10 2012

Javier J. Díaz. Cuando estás viendo la TDT y crees que no puede haber ningún programa más agobiante que ‘Encarcelados en el extranjero’, resulta que sí, que existe algo que lo supera. Entonces es cuando empieza ‘Duras condenas’, la serie que también emite National Geo HD y que es prácticamente igual de claustrofóbica e intensa que la anterior. Esta docu-serie carcelaria invita a los telespectadores (por llamarlo de alguna manera suave) a ver cómo viven entre rejas tanto con los presos como con los trabajadores, y la relación que se establece entre estos dos grupos, en uno de los sistemas penitenciarios más duros del mundo. Violencia, mafias, contrabando frente a miedos, abusos y familia. Por supuesto, lo que se puede mostrar.
Más allá de los tópicos que se pueden descubrir de una cárcel que no hayamos visto ya en alguna película de Hollywood, el telespectador se enfrenta a una reflexión en la que se plantea si estos centros cumplen su objetivo en ese país, y si realmente no es un negocio para muchos de los actores que allí convergen, tanto convictos como carceleros. Además de tener que afrontar la tediosa sensación de la privacidad de la libertad para el ser humano.

Divinity para todas

18

10 2012

Jennifer Munar. Voy a confesarlo: veo Divinity con asiduidad. Me gusta porque todas sus series están dedicadas casi en exclusiva a las mujeres (aunque algún hombre también lo disfrute), y además las hay para todos los gustos.
¿Estás sensible y te apetece llorar un poco para ahogar tus penas? Pues pones Anatomía de Grey. ¿Te apetece una tarde divertida viendo los líos amorosos de una mujer adulta? Te enganchas a Cougar Town. ¿Crees que no eres lo suficientemente atractiva para encontrar el amor? Te animas con Ugly Betty. ¿Simplemente te apetece ver a un grupo de tíos buenos? Gossip Girl tiene la solución. Así de fácil.
Además, desde el pasado jueves, han añadido un nuevo plato a su menú, Smash. La serie nos introduce en la producción de un musical de Broadway dedicado a Marilyn Monroe, y tiene como protagonistas a las dos posibles candidatas a interpretar el papel principal. Y ahí, precisamente, está el gancho de la serie, ¿quién conseguirá convertirse en el icono sexual? Entre tanto, disfrutamos de las canciones, bailes, amores y desamores típicos de cualquier musical.
Conclusión: si eres mujer, te gusta Marilyn y amas los musicales, ésta es tu serie. Si no, siempre podrás elegir otro plato de Divinity.

Oda al chonismo

17

10 2012

Nacho Jiménez. Ser choni está de moda. El éxito de programas como Mujeres y hombres y viceversa o ¿Quién quiere casarse con mi hijo? ponen de manifiesto esta tendencia a engancharse a programas de telerrealidad que no aportan nada en el apartado intelectual, pero sí, y mucho, al del entretenimiento –para quien le guste, claro–. Da la casualidad de que los espacios citados anteriormente son de Mediaset (sic), queda dicho. El paradigma del chonismo y la chulería vacía de contenido e inteligencia alguna llega con el nuevo éxito de MTV España, Gandía Shore, la adaptación española de un formato que en Estados Unidos ha arrasado con Jersey Shore. Atención a sus protagonistas: cuatro chicos y cuatro chicas que sólo piensan en salir de fiesta, ponerse monos, beberse hasta los floreros y, sobre todo, tener mucho sexo, cuanto más mejor. El plan no está mal, ¿no? Poco más que decir de un programa que ha pulverizado los audimetros y que apunta muy alto. Quédense con sus nombres: Core, Abraham, Gata, Ylenia, Clavelito, Labrador (What the hell?), Arantxa y Esteban. Señoras, señores y chonis, empieza el espectáculo.

Apaleada clase media

16

10 2012

Neus Aguiló. En este tiempo gris, una de las muletillas más recurrentes pronunciada por los políticos que nos gobiernan es que «hemos vivido por encima de nuestras posibilidades». Una frase cuya finalidad es hacer que la apaleada clase media se sienta culpable de un ‘delito’ que no ha cometido. De eso trató ‘Salvados’ el pasado domingo. Una querella interpuesta por UPyD a Bankia por apropiación indebida, estafa y falsificación de cuentas; los pufos de la CAM narrados por Remedios Ramón (ex miembro de las comisiones de control de la entidad) -quien corroboró que la caja se metía en proyectos ruinosos sólo porque la Generalitat Valenciana se lo pedía-; oscuras y sucias gestiones con sus consiguientes indemnizaciones astronómicas a los directivos de la propia CAM, Bancaja, Caja Sur, Caixa Sabadell o Nova Caixa Galicia sí son responsables de que hoy estemos sumidos en la ruina. ¿En serio somos los trabajadores los que hemos actuado de forma irresponsable? ¿De veras hemos vivido por encima de nuestras posibilidades? Por otra parte, no es de extrañar que consideremos que la inoperante clase política es una nuestras principales preocupaciones. Bien por el Follonero por abordar este tema en su programa y por señalar a algunos de los verdaderos culpables de la actual coyuntura.

Etiquetas:

Infraestructuras fantasma

15

10 2012

Emili Gené. No nos lo podíamos permitir, de acuerdo. Pero sobra la primera persona del plural, como si usted y yo hubiésemos presionado para construir el aeropuerto de Huesca (dos aviones a la semana) o el de Castellón (por inaugurar), la estación del AVE en Utile (45 pasajeros al día), el Palacio de Congresos de aquí, o la autopista Madrid-Toledo (1.000 vehículos diarios). Obras faraónicas que habrán engordado unos cuantos bolsillos pero que ahora tendremos que pagar entre todos. Sería mejor decir “se lo podían permitir”. Ingresaron millones de euros sabiendo que se cubriría un tupido velo sobre sus firmas y sus nombres, hoy todavía blindados. Crece la desorientación en un cuatro poder desfondado como cualquier ciudadano: tras este reportaje incendiario, la paz de los cementerios. Las denuncias, documentadas y contundentes, van a parar al ruido mediático. Cesaron a la responsable de TVE que ninguneó la manifestación independentista, y ha dimitido la directora de TV3 por el reportaje que usaba al Rey como blanco de tiro. Hay nervios. Pero nada más

Etiquetas: ,

Telebasura, ¿sólo en España?

14

10 2012

Urko Urbieta. Criticamos programas como Gran hermano o ¿Quién quiere casarse con mi hijo? pero no es oro todo lo que reluce en países tan ‘cool’, televisivamente hablando, como por ejemplo Reino Unido.
Esta noche podremos ‘disfrutar’ del estreno de Gandía Shore, un nuevo programa de MTV sobre 4 chicos y 4 chicas en una casa, «sin censura y escenas que ruborizan», según el director del programa… ahora cambien esta frase por «4 canis y 4 chonis ‘buenos para nada’ dispuestos a hacer ‘cualquier cosa’ por tener sus cinco minutos de gloria»… y significará lo mismo pero más claro. El programa es la versión ibérica de un formato de éxito en USA, Jersey Shore, y exportado a Reino Unido este año como Geordie Shore (con un final de temporada grabado en Magaluf… que nos dejaba por los suelos, por cierto).
Atentos, que ese país tan ‘contenido’ en formas también tiene un programa, mezcla entre Gran Hermano y Hotel Glam, donde rostros conocidos forman durante una semana a desempleados en las diferentes tareas que se desarrollan en un hotel. Tras ese periodo de prácticas, dos de ellos tendrán trabajo asegurado… ¿No es bastante drama estar parado para aguantar esta humillación? Pánico me da que lo traigan a España… ¿Se lo imaginan? Mejor no.

Una tarta reina, por favor

13

10 2012

Gemma Marchena. Son dos conceptos irreconciliables que han revolucionado el mundo (pastelero, claro). O nos quedamos con la repostería de toda la vida o con esas tartas de fondant y colorante, un chute de azúcar en vena que tumba de un coma diabético a cualquiera. Y cada campo tiene su representante en televisión. En Canal Cocina está ‘De Chocolate’, donde el Messi de los reposteros, Josep Maria Ribé, te hace lo mismo unos bombones que una tarta de trufa con precisión de cirujano. En el otro extremo está Duff Goldman con su programa ‘El as de las tartas’, donde se ha especializado en esculpir dulces, lo mismo un avión que un perrito caliente, con fondant y colorante. ¿Estarán buenas? Me imagino que sí, claro, pero de sobras es conocida la saturación de azúcar de los americanos y sí, sus tartas son espectaculares. Sólo sé que me gusta cada vez más la comida viejuna, la de toda la vida, y que llevo tres años seguidos pidiendo una tarta reina de las de toda la vida (con su nata, con su yema tostada, con su trufa y sus flores clásicas) por mi cumpleaños. A ver si para el próximo cae.

Agobio (I)

12

10 2012

Javier J. Díaz. La TDT no me gusta. Hace años, cuando oía el término National Geographic pensaba automáticamente en un documental lleno de leones y gacelas en las sabanas africanas, intentándose comer unos a otros.  Y en el peor de los casos, me imaginaba una revista muy gorda que además era cara.
Sin embargo, desde que existe la televisión digital, este nombre comercial me produce agobio. Cada vez que sintonizo el canal encuentro programas que agobian a un ser humano libre y feliz. Uno de ellos es ‘Encarcelados en el extranjero’, una serie documental basada en hechos reales pero que cumple todos los tópicos de la película ‘El expreso de medianoche’.
Lo que muestra es tan agobiante y extremo que dan ganas de no viajar nunca a ningún país, no hablar nunca con extraños y cerrar todas las puertas y ventanas de casa con cerrojo. Aunque igual eso sería más agobiante que ver el programa.
Es necesario mostrar las consecuencias de salirse fuera de la ley, pero esta misma situación puede llegar a  agobiar mucho al televidente inocente que nunca ha pensado en delinquir. Sinceramente, prefiero la tensa calma de las gacelas antes de ser devoradas. Será porque lo veo más lejano.