Córtate tú

Javier J. Díaz. Bastante sería si a estas alturas tuviera que dar explicaciones de lo importante que ha sido, es y será la televisión. Aunque cada día sea más escaso, su poder didáctico es grande. A través de ella se aprende mucho ya sea de conceptos, de experiencias o de algo tan sencillo, y a la vez mágico, como ver la realidad a través de un cristal.
A ese derecho a la información, que tanto costó conseguir, le vino como anillo al dedo la televisión o la radio. Sin embargo, los tiempos que corren, con una economía pendiente de un hilo, está haciendo peligrar todas esas virtudes.
Unos años atrás, un ciudadano tipo de esta comunidad tenía muchas vías para acercarse a su realidad. Una virtud que se está perdiendo cada día un poquito más.
Zafarse de ella es difícil pero si se cortan las uñas al gato, ya no se podrá defender. Y si cortamos a los profesionales, ya no nos podrán informar. Es así de sencillo.
Ahora más que nunca, ver los informativos de IB3 es la única forma de demostrar que queremos que todo siga como hasta ahora.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

23

11 2012

La publicación de comentarios está cerrada.