Crónicas con Almax

Gemma Marchena. Crónicas carnívoras’ es un programa de zampabollos. Perdonen la expresión pero es que no hay mejor palabra que defina al periplo de Adam Richman que se recorre todos los restaurantes, desde los más respetables a los peores tugurios, para descubrir la gastronomía norteamericana. Ojo, hablamos de la comida con peor fama del mundo según nueve de cada diez nutricionistas (bueno, no existe esta encuesta pero no me extrañaría nada). El tipo, además, no sólo va a por hamburguesas, pollo frito, pizzas y demás delicatessen. Es que encima ¡se pide la ración XXXL! Porque los americanos son así de intensos, que compiten hasta para comerse el mayor número de alitas picantes. El otro día un chaval intentó comerse ante la cámara 25 bocadillos rellenos de carne de cerdo agridulce. Otro día un tipo asiático de vientre plano se planteó lo de comerse dos kilos de hamburguesa bañada en jalapeños, queso derretido, cebolla frita y pan bien pringoso. Y claro, reconozco que es adictivo pero curiosamente es de los pocos programas gastronómicos que no me abre el apetito. Es más, sólo pienso en una cosa: por Dios, un Almax para aliviar la acidez de estómago. Eso sí, ni Adam ni sus amigos tendrían la valentía de venir a España y comerse dos kilos de fabada en pleno agosto.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

10

11 2012

La publicación de comentarios está cerrada.