Eva

03

12 2012

Emili Gené. Un clásico. Tanto que no ha cambiado el formato (lor rótulos de neón sobre una pared con ladrillos rojos: ah, aquellos bares alternativos) ni el escenario (este teatro recorrido por grúas en travelling) ni los actores, que se limitan a rotar como si formasen una gran familia. Uno de los títulos míticos de la tele, superviviente de distintas etapas, horarios y cadenas. Ahora vuelve a estar en prime time compitiendo con peliculones y debates rompedores en la noche, y entre sus invitados son frecuentes los cameos de superestrellas, de Santi Millán a Santiado Segura. Uno echa en falta su carácter innovador de plataforma desde la que asomaban talentos poco conocidos con ganas de gustar y triunfar. Ahora es más difícil encontrar caras nuevas: la crisis ha impuesto el filtro de los castings con pedigrí. Apuesta por lo seguro, no sea cosa que se escapen espectadores. Gana lo previsible, pierde la sorpresa. Y al frente de este club VIP, una Eva Hache igualmente ágil pero con menos chispa incendiaria. Convertida en clon de sí misma, ¿no se está pareciendo un pelín a Gracita Morales?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.