Lágrimas y marcas

17

12 2012

Emili Gené. Pau, Maika, Jorge y Rafa. Ya tenemos a los cuatro finalistas de un concurso que al fin ha conseguido recuperar el carisma que tuvo en su momento la legendaria primera edición de Operación Triunfo. Hemos cambiado a Nina por Malú, y las lágrimas y los abrazos vuelven a emocionar a la audiencia, gracias a una realización casi cinematográica del evento. Un plató gigantesco, grúas a mansalva y mucho foco. O sea que se ha obviado el formato reality de Gran Hermano (espacios acotados, cámaras semiocultas, confesionarios orientado todo al robo de la privacidad) que han adoptado mecánicamente tantos concursos para abrazar un look festivalero que recuerda las útimas ediciones de Eurovisión. Lo peor: la avalancha publicitaria. Sin reparos ni complejos. El programa se ha convertido en un desfile de anuncios incrustados, un escaparate de marcas. Si algún día necesitan un ejemplo de publicidad indirecta y encubierta, graben lo que queda de La Voz hasta la finalísima.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.