Magacines morbosos

31

12 2012

Neus Aguiló. Disculpen que no salude al año nuevo comentando tal o cual programa de fin de año. Dedicaré estas líneas al tratamiento televisivo que se le ha dado al crimen perpetuado por Jonathan Moya, quien acabó con la vida de una bebé de dieciséis meses, hija de su compañera sentimental. Como sucedió con el caso de José Bretón, las televisiones, especialmente en sus magacines matinales y vespertinos, se han cebado con la desgracia y la tragedia. Y justo es decir que no sólo ha sido Telecinco. Nos cansamos de ver reconstrucciones y animaciones por ordenador de lo que pudo suceder la noche del rapto, entrevistas con los abuelos del presunto asesino, infinidad de suposiciones y conjeturas acerca del móvil del crimen, y repeticiones hasta la saciedad de las imágenes del furgón que se llevaba detenido al criminal, de quien no faltó una exhaustiva ficha técnica con todos los delitos cometidos hasta la desgraciada fecha. No importa la ética. Recrearse en las desgracias sirve para subir la audiencia, las cadenas lo saben y lo aprovechan. Lo único que hemos echado en falta esta vez ha sido un comentario fuera de lugar de Mariló Montero, no porque se haya mordido la lengua, no, sino porque está de vacaciones.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.