La dura labor de las comadronas

Urko Urbieta. Aunque la parrilla de Telecinco sea un secarral de calidad e inteligencia, el estreno de Llama a la comadrona demuestra que no todo está perdido en la cadena; además, es otro ejemplo, y van, de que las series británicas están a años luz de nuestra pobre ficción ibérica.
La serie, basada en un fenómeno literario en Inglaterra, está ambientada en los 50, y narra la historia de una joven rica que se traslada a un barrio humilde de Londres para especializarse como comadrona en un convento de monjas que atiende a las mujeres más pobres de la ciudad. Aunque al principio le supone un choque muy fuerte, la experiencia terminará cambiando su vida para siempre.
Llama a la comadrona es el perfecto ejemplo de toda serie british: bien interpretada y dirigida, y con una ambientación de matrícula. A pesar de su tono ligero, les prevengo que podrán llorar ‘a moco tendido’. Acaba de finalizar su 2ª temporada en la televisión pública inglesa con audiencias que superan los 10 millones de espectadores, codeándose con otro éxito inglés, como Downton Abbey. Por cierto, atentos al personaje de la enfermera Chummy Browne, que interpreta la comediante inglesa Miranda Hart, toda una robaescenas. Ya les he dado suficientes razones para que no se la pierdan, ¿verdad?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

10

03 2013

La publicación de comentarios está cerrada.