Prostitución de broma

Gemma Marchena. Esta semana Canal Divinity emitió el telefilm The client list, que luego originó una serie. No hacía falta que se tomaran la molestia porque el material original es infumable. Trata sobre una ex miss Texas (Jennifer Love Hewitt) que es madre de familia, tiene una hipoteca con tipo de interés variable y tanto ella como su marido se han quedado en el paro. ¿Les suena de algo? Sólo que Hewitt no se apunta a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, como haría una mujer española, sino que se decanta por la prostitución. Hasta ahí, se puede entender la decisión desesperada de una madre que quiere alimentar a sus hijos. Pero en el momento en que la protagonista acepta regalos de sus clientes como si nada. En el momento en que llega a casa y cubre de caprichos a la familia y éstos no le preguntan nada… Es que ya canta mucho. Preocupa que se trate la prostitución como algo divertido y que supone una solución relativamente fácil. Total, ella trabaja en un prostíbulo donde las madames son señoras amables y maternales y no hay un proxeneta que la cruce la cara. Es más, todos los clientes tienen dinero y siempre van limpios. Lo que ya me sacó de quicio es ver a la Hewitt que se metía en la cama con los kilos de rimmel y las pestañas postizas sin quitar. Su papel de mujer bellísima no cuela: sólo me fijo en su maquillaje excesivo y en sus tobillos gordos. Y no, no es envidia.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

23

03 2013

La publicación de comentarios está cerrada.