La maldición de la segunda

Jennifer Munar. Con este titular parece que voy a hablar del Mallorca, pero no es así. Se dice que las segundas partes nunca fueron buenas –hay excepciones–, y probablemente esa premisa se cumpla también en las series de televisión.
Grandes ficciones, ya fueran alabadas por la crítica, la audiencia o los galardones lo han fastidiado todo en su segunda temporada. El ejemplo más claro quizá sea la brillante Friday Night Lights, una serie que seguramente pocos hayan visto y que todos deberían empezar a ver nada más terminar de leer este artículo. Algo parecido sucedió con The Walking Dead, que se centró en ofrecer el triple de zombis y se olvidó de la atmósfera que la había convertido en un éxito. También sufrió esta maldición la mítica Héroes, que después de una primera temporada excelente comenzó un descenso en caída libre que la llevó a su cancelación tras una penosa cuarta temporada.
Y eso es, damas y caballeros, lo que le ha ocurrido a Pulseras rojas durante esta segunda etapa que finalizará el próximo lunes. Han buscado la lágrima fácil, consiguiendo hacerme llorar menos que nunca, y algunas situaciones (secuestros y sueños en mundos alternativos) se me antojan ridículas y fuera de lugar. Esperemos que levante cabeza. Y el Mallorca también.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

18

04 2013

La publicación de comentarios está cerrada.