Pedrada en la cabeza

13

04 2013

Gemma Marchena. Cada vez estoy más convencida que los encargados del casting de Gran Hermano tienen una pedrada en la cabeza. Del estado mental de los concursantes no tengo ninguna duda desde hace años. Pero es que no se me va de la cabeza que la selección de habitantes de la casa está hecha con tres premisas: que anden con la hormona revolucionada, que beban alcohol (que los abstemios no dan juego) y si tienen un puntito violento, mejor que mejor. Con semejantes ingredientes y una convivencia durante meses en unos pocos metros cuadrados, el grupo de concursantes se convierte en jauria. Me sorprende que siempre haya edredoning, es infalible en todas las ediciones. A veces no sé si es un concurso o un programa de apareamiento de simios que emiten a la hora de la siesta en La 2. La última que cayó víctima de sus debilidades calenturientas es una tal Miriam que estaba a punto de casarse pero al final decidió hacerle striptease y restregarse con un concursante. Eso sí, todavía no entendía por qué su prometido estaba más cabreado que un jubilado con preferentes. Luego están los gemelos, que no sé ni como se llaman, que casi pegan a una de las chicas cubata en mano. ¿El motivo? Qué importa: cuando uno es violento no hace falta ninguna excusa. Así que ahora no venga Telecinco en plan digna y con nominaciones disciplinarias: quien se acuesta con niños se levanta meado.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.