Cuitas monetarias

04

05 2013

Gemma Marchena. Allá por los ochenta había un culebrón en la tele que se llamaba Los ricos también lloran. De lo único que recuerdo es que la protagonista tenía unas pestañas impregnadas en rimmel, que se convertían en churretones negros porque lloraba a lágrima viva. Esa imagen me ha venido a la mente esta semana cuando he visto a Rosa Benito, exmujer de Amador Mohedano, hermano de Rocío Jurado, conocida como La Más Grande, lamentándose por sus penalidades económicas. ¿Parada de larga duración? ¿Víctima de las preferentes? ¿Damnificada por los asquerosos recortes en dependencia? Que va, es que resulta que su ya exmarido se dedicaba a manejar las cuentas de la casa y lo dejaba todo a deber. Es más, seguían con su altísimo tren de vida como si no hubiera un mañana y aquí la crisis fuese cosa de cuatro conspiracionistas. Al final Benito se lamentaba de haber ganado Supervivientes pasando hambre y penurias para que los 300.000 euros fuesen directos a pagar sus deudas con Hacienda y ayuntamientos varios. Total, que tiene hipotecadas naves, pisos, casas y al empezar el mes tiene que pagar de golpe 6.000 euros en letras… Y que no puede dejar de trabajar, se lamentaba la mujer. Bendita ella que tiene un trabajo al que no puede renunciar. Mientras tanto, parados de larga duración se refocilan contemplando sus penalidades económicas millonarias al tiempo que los españoles añoramos los tiempos del mileurismo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.