Dardos catódicos

25

05 2013

Gemma Marchena. Cuando uno va a ser padre se monta un ideario que, cree, va a cumplir a rajatabla: jamás verá la televisión, ni soñar con el imperio Disney, no probará el dulce hasta los catorce años, leerá desde los seis meses. Luego viene la naturaleza y a una le da una sorpresa: no tiene una niña sino una fuerza de la naturaleza. Al final la familia te inunda de Mickeys y Minnies, se las ingenia para tirar del mantel y comerse el helado y los libros no los lee. Se los come. Me han comentado que a Asuntos Sociales no les parece muy bien eso de usar dardos tranquilizantes con niños de un año para que duerman la siesta, así que he optado por vías más legales. Baby TV es la mejor inversión para padres de criaturas infernales que no se cansan nunca. Es ponérselo y quedarse fascinada con los dibujos para menores de tres años. Son simpáticos, hablan despacio para que capten el mensaje, van acompañados de música relajante y, lo mejor, nunca pasa nada. Un grupo de premiados psicólogos ha ideado esta arma de destrucción masiva que es capaz de paralizar a una criatura. Gracias, Baby TV, por ese cuarto de hora de paz. Lo siento, los efectos son breves, pero merece la pena la inversión.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.