No se dejen engañar

Urko Urbieta. Si vieron el miércoles el estreno de la serie The following en la Sexta y les interesó, esta columna no les gustará nada, porque es lo que me ha parecido a mí la serie, la nada absoluta.
La trama, francamente apetecible, gira en torno a un psicópata, cuyos crímenes recrean las novelas de Edgar Allan Poe, que aprovecha su ‘retiro’ en prisión para crear una secta de admiradores y asesinos, y el detective que le cazó (Kevin Bacon), que casi no sobrevive a su captura y vive torturado por lo ocurrido.
Sobre el papel, The following lo tenía todo para ser una buena serie: un actor, conocido y solvente, como Kevin Bacon, en su primer papel televisivo; un malo interpretado por James Purefoy (el Julio Cesar de esa maravilla que fue Roma); y guiones de Kevin Williamson (autor de la saga Scream), que beben de las películas ‘con psicópata’ tan de moda en los 90 (El silencio de los corderos, Seven, Copycat o El coleccionista de amantes). Desgraciadamente, en la serie todo sale mal, a pesar de que el piloto está muy bien y consiguiera engañarme; pero, créanme, pronto las costuras mal hiladas se empiezan a soltar (a partir del cuarto episodio, diría yo).

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

19

05 2013

La publicación de comentarios está cerrada.