El efecto del noveno

Jennifer Munar. No voy a volver a ver esta serie», probablemente sea una de las frases que más se han repetido una vez visto el penúltimo capítulo de la tercera temporada de Juego de Tronos. Eso… y gritos, insultos y hasta quizá algún que otro llanto.
Ya sé que debería estar acostumbrada; que debería haber aprendido a no cogerle cariño a los personajes desde que vimos la cabeza de Nedd Stark clavada en una estaca. Tendría que asimilar que el autor de los libros, George R. R. Martin, no siente afecto alguno por los protagonistas de su historia. Y además debería estar estudiando para mis inminentes exámenes finales. Pero como es difícil hacer todo lo que se debe, el final del episodio me pilló por sorpresa. Y eso que los guionistas ya nos tienen avisados: con el capítulo nueve siempre llega la tragedia. En la primera temporada murió el patriarca Stark; en la segunda tuvo lugar la espectacular batalla de Aguasnegras; y en esta tercera con la boda roja… No quiero ni acordarme.
Resta un episodio para que termine la que, en mi opinión, ha sido la temporada más redonda de la serie, demostrando que esta alucinante producción no hace más que crecer; y ya está confirmada la cuarta temporada para abril del año que viene. De momento no me perderé el próximo capítulo y ustedes tampoco deberían.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

06

06 2013

La publicación de comentarios está cerrada.