El ‘teatrillo’ de Energy

Javier J. Díaz. La televisión actual está llena de teatro, pero del malo. Desde la época de Tómbola y Crónicas Marcianas, que se hizo evidente las ‘tablas’ de algunos ‘personajes’ en la televisión, la cosa ha ido incrementándose hasta llegar a auténticas funciones disfrazadas de series, realities dirigidos y ‘docurealities’, que es a lo que voy.
Embargo por sorpresa: South Beach, la producción que se puede ver cada mañana en Energy, es, hablando en plata, un escándalo. Desde los tiempos del Pressing Catch, o incluso de Barrio Sésamo, no se veía algo tan falso. Los embargadores se presentan como ‘Pedro por su casa’ donde quieren, y los ‘embargados’ cumplen todos los topicazos de personaje de circo: masajistas chinas, rubias de plástico, cowboys, delincuentes juveniles, etc. Para colmo, los conflictos violentos se solventan con golpes extraídos del repertorio de Hulk Hogan. En definitiva, penoso.
Todavía hay incrédulos que se creen que esto es verdad, y que pueden llegar un equipo de producción de un programa y quitarte un bien que esté a tu nombre, porque sí, sin una sentencia u orden que mostrar. Encima, se emite un programa de este tipo con una coyuntura muy desfavorable, cuando los desahucios están, por desgracia, al orden del día, y encima en un contexto satírico que no tiene ninguna gracia.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

07

06 2013

La publicación de comentarios está cerrada.