Malditos anuncios

Jennifer Munar. Parece ser que nuestro deporte tuvo finalmente esa ‘final española’ que nos habían prometido. Con el fútbol no hubo suerte, pero el tenis, de la mano de Nadal y Ferrer, supo estar a la altura.
Nuestro querido Rafa Nadal, el nieto que todos los abuelos hubieran querido tener y el yerno que todas las madres desean, hizo historia el pasado domingo al conseguir su octavo Roland Garros frente a David Ferrer. Más de cuatro millones de personas vieron el partido, y también fueron más de cuatro millones los que se quedaron sin escuchar las palabras de su ganador tras la victoria. Telecinco dio paso a publicidad nada más finalizar el encuentro, impidiendo que los espectadores pudieran escuchar las declaraciones del mallorquín.
El tiempo es oro en televisión, y más si se trata de los minutos que siguen a una final de Roland Garros. Sin embargo, señores de Mediaset, hay que usar un poquito la cabeza. A quién se le ocurre meter anuncios justo cuando el chico va a empezar su discurso.
Las quejas inundaron las redes sociales. Los abuelos se pusieron tristes. Las madres lamentaron no poder oír a su yerno perfecto… y todo por culpa de los malditos anuncios.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

13

06 2013

La publicación de comentarios está cerrada.