Estellencs

Emili Gené. Estamos tan poco acostumbrados al directo en la tele, que cuando de repente la actualidad lo impone todos nos sentimos incómodos. Técnicos que tienen que multiplicar su trabajo, presentadores que deben improvisar, espectadores que navegamos sin rumbo a través de fragmentos inconexos. La televisión llega tarde y mal a la realidad no programada, baste el accidente de Santiago como ejemplo: las televisiones estatales llegaron mucho más tarde que las redes sociales y la radio. Como venganza nos saturan después a lo largo de días o semanas con montones de reportajes, vídeos repetidos hasta la saciedad, entrevistas, debates. Nunca había sido tan fácil emitir un evento (en realidad basta un móvil conectado a Internet) pero la televisión ha apostado por el enlatado, el playback, el estudio. Solo los deportes y los grandes acontecimientos sobreviven, reciclados en espectáculos cinematográficos. Por una vez, desgraciadamente, el incendio de Estellencs interrumpió la programación matinal del domingo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

29

07 2013

La publicación de comentarios está cerrada.