Gregarios

Emili Gené. La etapa del domingo tenía que ser la oportunidad de Contador, de Valverde. Incluso de la de Purito. Casi 250 kilómetros, los últimos 10 de pendiente infernal para escalar el monte ventoso más pelado de la geografía francesa. Julio es el Tour, las siestas tórridas mecidas entre arreones míticos y comentarios de Perico Delgado, que con los años no se despega de su latiguillo «un poco»: todo para el excorredor de Ávila es un poco más, un poco menos, un poquito como. Ayer domingo la serpiente multicolor (otro tópico literario que resiste) debía llegar a la cima pasadas las lorquianas 5 de la tarde. Pero mira por donde el viento sopló de cara, y los centauros de la carretera (seguimos con el mostruario ciclista) se plantaron con una hora de adelanto y pudimos contemplar en directo el desfondamiento de los tres españoles. A cambio, la machada (otro vocablo imprescindible) de Froome, llevado en volandas por varios gregarios de lujo (más vocabulario) que se turnaron. Gregarios: término despectivo referido a los obreros que hacen posible la grandeza del Tour.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

15

07 2013

La publicación de comentarios está cerrada.