Todo es mentira

Neus Aguiló. Dicen que una media verdad es lo mismo que una mentira. Y los medios de comunicación, entre los que se incluye la tele, también cuentan verdades a medias. A veces explican lo que les conviene y otras, lo que les dicen desde más arriba. Este parece haber sido el caso a la hora de determinar de la responsabilidad del desgraciado accidente de Santiago, donde en un principio toda la culpa recayó en una gravísima imprudencia del maquinista. Como es natural, al ver los informativos de todas las cadenas, nos creímos que un error humano hizo descarrilar el tren y nos preguntábamos cómo era posible tener una actitud tan negligente. Lo que antes era una evidencia incuestionable ahora no está tan claro. Además del maquinista, otras deficiencias en la seguridad -motivadas por ejemplo por los recortes- puede que jugaran un papel determinante en el suceso. Pero se silenciaron de manera sospechosa y malintencionada. Una cosa es que no exista la objetividad absoluta y otra es que alguien haga uso de los informativos para desinformar y manipular según su conveniencia, faltando además al respeto a los fallecidos y a sus familias. ‘Todo es una farsa’, solía decir un viejo amigo. Y no le faltaba razón. Todo es mentira.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

13

08 2013

La publicación de comentarios está cerrada.