Bayern y Chelsea

07

09 2013

Alfons Martí. La final de la Eurocopa de fútbol fue un partido no muy seguido en España aunque con muchos ingredientes ajenos al juego presuntamente interesantes. Mejor dicho: morbosos. Porque la prensa deportiva y los medios en general habían enfocado el partido entre campeones de competición europea como un morboso duelo personal entre Mourinho y Pep Guardiola, dos monstruos del protagonismo mediático. Parece que éstos debían reflejar un presunto odio mutuo y ganas de ensañarse con el enemigo. Sin embargo, no pudo verse ninguna sombra de duelo entre entrenadores ni tampoco el atractivo ritmo de juego recordó ninguna saga de cowboys. Más bien lo contrario. Aparte de verse al más típico Mourinho director de orquesta azuzando a sus seguidores y a un Guardiola ensimismado como siempre, lo más importante es que se vio fútbol genuino y de nivel y un partido emocionante y longevo. Poco morbo, mucho fútbol. Por suerte, el espectáculo superó las expectativas de morbo, incluso aceptando que el resultado fuera una vendetta del Bayern, el fútbol demostró que puede ser brillante gane el Bayern o el Chelsea, Mourinho o Pep.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.