Empachado en la cocina

04

09 2013

Guillermo Esteban. Alberto Chicote revolucionó la parrilla de la televisión con Pesadilla en la cocina. Los propietarios de los restaurantes a los que acudía el chef tenían pavor de las críticas, a su vez que les beneficiaba que alguien como él interviniera en su establecimiento. Aunque fuera para ponerlo a caldo perejil. Con MasterChef llegaron los aspirantes a cocineros que encandilaron, en su primera temporada, a más de 5,5 millones de espectadores con un 33,1 % de cuota de pantalla. El furor que causó provocó el nacimiento de su primer hijo, MasterChef Junior, es decir, lo mismo pero con niños. Se le atribuye el tópico de que cuando una fórmula funciona no hay que cambiarla. A lo mejor hubiera tenido más filón una segunda edición. Visto el provecho que sacan las cadenas aún tienen imaginario para inventarse otro programa del mismo estilo: Top Chef. La diferencia con respecto a los ya citados es que en este espacio que retransmitirá Antena 3, los concursantes ya son expertos, animales de cocina que ya han sido dueños de un restaurante. Con tanto ‘guisado’ televisivo espero que les aproveche, yo ya estoy empachado. Y a dieta.

Etiquetas:

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.