Noche de karaoke

Jennifer Munar. El martes no pude ver el segundo capítulo de Vive cantando porque estaba presenciando la sangrante derrota del Mallorca en la Copa del Rey, pero vamos, que si lo llego a saber me quedo en casa. Y pese a no haberlo visto, me alegra comprobar que la audiencia ha seguido fiel tras su estreno y más de tres millones de espectadores siguieron la nueva serie de María Castro.
Vive cantando no es una ficción de Emmy, eso lo sabemos todos, pero tiene cierto encanto inocente que atrae. Trini –el personaje de María Castro– es la típica amiga que se adueñaba del micro del Singstar porque soñaba con triunfar en el mundo de la música. Entonces te fastidiaba mucho porque la chica no cantaba mal y tú desafinabas bastante. Ahora es cantante de un grupo verbenero y claro, ya te da menos rabia.
Sin embargo, el verdadero mensaje a reivindicar en esta serie surgió ya en el primer capítulo: toda barriada debería tener un karaoke. Es así. Las amistades se fortalecen tras hacer el ridículo con un micro durante toda la noche, y eso es algo que Vive cantando tiene muy claro.
En definitiva, una serie de personajes entrañables y con alguna canción que otra de por medio. No se le puede pedir más a un martes por la noche.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

12

09 2013

La publicación de comentarios está cerrada.