Muertos vivientes

Emili Gené. Primero fueron los vampiros. La moda de Crepúsculo, una moda virginal para una época neoconservadora. Pero después llegaron los zombis: una conciencia fracasada para una época en recesión. Ahora que abrazamos Halloween (socorro), dos valores que se complementan: tradicionalismo (chica mortal admira a chico superior inmortal) y miseria (el lumpen que se arrastra sin esperanza de vida) Una saga que se impuso en la literatura best seller y el cine, otra saga que se impone en las series televisivas. ‘The walking dead’ ha tenido durante la tercera temporada una media de 13 millones de espectadores, seguramente identificados con este paisaje desolador de muertos vivientes. ¿Acaso no somos cada vez más casi zombis?: ciudadanos con menos derechos que quizás no nos jubilemos ni a los 70 años, si es que conseguimos trabajo. La postmodernidad ha dejado de ser un juego estético (fusión) y ético (relativismo) para convertirse en pesadilla. La cuarta temporada de ‘The walking dead’ incluso inquieta más que la anterior.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

28

10 2013

La publicación de comentarios está cerrada.