Juguetes sin sexo

Gemma Marchena. Una tiene unos principios y hasta hace dos años juraba que si tenía un hijo jamás vería la tele y, es más, huiría del imperio Disney. Total, que no tengo palabra y sí dos niñas que se pirran por Mickey Mouse. Ellas se divierten y por unos segundos me relajo pensando que estoy en un spa. Esta semana Mickey Mouse tenía superpoderes y es superfuerte, superrápido y superlisto. Mientras tanto, Minnie lanza «lazos maravillosos», y cito textualmente. Ser una niña es un rollo. Los anuncios de juguetes ya han empezado su bombardeo y ahora soy consciente de las mujeres que quieren que criemos. Nancy Aventuras dice que se va a Nueva York y que «la vida de supermodelo es muy estresante». Barbie y sus amigas se van de vacaciones en caravana (toda hiperrosa, como no). La propuesta me parece un planazo: pienso en caminar por el bosque, en hacer una barbacoa. Pues no, Barbie entra en la caravana para hacerse la manicura. Mi amiga Marga tiene el problema contrario. Es una empedernida cocinera y su hijo Miquel ya dice que quiere ser chef pero, ah, las cocinitas parecen cosa de nenas. Y yo me pregunto donde están los juguetes alternativos, la Nancy Indignada, la Barbie cooperante,  la Barriguitas Dinosauria o esas muñecas que te den ganas de convertirte en doctora, chef o asesina a sueldo.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

23

11 2013

La publicación de comentarios está cerrada.